Home
Madrid | ABR13 | impresiones sobre la FETSAC 2013

 

Este año tuvimos la suerte de participar en la FETSAC 2013. Con retraso, dejamos algunas impresiones de lo que allí sucedió:
Lo que prometía ser una fiesta organizada por los alumnos de la Escuela de Arquitectura de Coruña, afortunadamente fue mucho más que eso, que también. Muchas cañas, muchas charlas y discusiones extraoficiales, pero sobre todo mucha, mucha arquitectura.
Un programa de conferencias y debates interesantísimo (mejor consultar en la web) en el que tuvimos el honor y placer de estar invitados, con una participación muy alta, sobre todo por parte de los alumnos; aunque también de los profesores, algunos puestos en aprietos por esas preguntas que nunca se hacen en clase o en las tutorías . . .
Se habló de arquitectura de diferentes maneras, pero creemos que uno de los principales aciertos de esta semana cultural camuflada de jolgorio, fue precisamente acertar con las cuestiones clave del momento; quizá cuestiones intemporales y universales. ¿Hacia dónde vamos? ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? Incluso ¿estamos solos en la galaxia o acompañados? como decía Siniestro Total, un nombre más que profético para la situación actual. Todas estas cuestiones  tienen por supuesto que ver con el qué y cómo se enseña e investiga en las universidades públicas del Estado, con cómo nos relacionamos con esa sociedad a la que decimos servir y con cómo conjugar los ritmos virtuales y los físicos.
Hubo también talleres y acciones, alguna que atrajo incluso a dos patrullas de la Policía, demasiada, guardando la ilegalidad del modo en que nos roban el espacio público. La Fetsac se extendió por Coruña, en los bares de salsa, en las chocolatadas populares, en la pegada de carteles, en el fracaso como modo de arranque y proceso.
Nos sedujo especialmente el ambiente,  la atmósfera. . . eso que se olvida tanto en la arquitectura y sobre lo que Zumthor ha escrito tan bien. La atmósfera de la semana era Arquitectura, en su sentido más amplio e inabarcable, en su modo social y cívico, en su modo festivo e integrador.
Un festival de amigos, una Escuela tomada, por fin, por los alumnos y un broche final para volver siempre, un pulpo incomparable cerca de la estación de tren. Hablando del pulpo como edificio, de su adaptabilidad, de su movimiento, de su forma, de su arquitectura, porque sí, todo es Arquitectura.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s