Home
El turismo se interpone a los viajeros. Aparecen como paradigma de esta distorsión los cruceristas, y los puertos se diseñan para ellos, ignorando sus funciones originales, sus relaciones primigenias con el mar y sus habitantes. Se diseña el acceso a la ciudad a medida de una marabunta adoctrinada para desembarcar cómodamente, consumir con diligencia en los lugares señalizados y volver a su burbuja flotante, donde comentarán haber visitado otra ciudad; los más atrevidos dirán incluso que la han conocido. Procurar la llegada a cualquier sitio, sin la purga necesaria del respeto, del conocimiento ni del deseo cultivado, convierte la arquitectura en sierva de un sistema que opera contra las libertades, contra la educación, contra el medio; paradójicamente devaluando aquello de lo que intenta sacar beneficio.

venecia_5_bnvenecia_1_bnvenecia_6_bn

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s